Santa Justa y Santa Rufina. Alfareras de Triana

Santa Justa y Santa Rufina. Alfareras de Triana

imageLa historia de las Santas Justa y Rufina se situa en tiempos de los romanos. En aquella época mientras que en Hispalis (Sevilla) dominaban las creencias oficiales del Imperio, en Traiana (Triana) ya vivían las primeras comunidades cristianas.

Era costumbre celebrar una vez al año una fiesta pagana en honor a Venus en las que se rememoraba el fallecimiento del admirado Adonis. Se recorrían las calles de la ciudad con una figura y que era precedida por una comitiva de mujeres que iban pidiendo limosnas para la fiesta.

Justa (268) y Rufina (270) eran dos hermanas trianeras procedentes de una modesta familia de cristianos clandestinos que al quedar huérfanas se dedicaron al oficio de la alfarería.

imageCuenta la leyenda que estando ambas vendiendo sus productos en Sevilla pasó ante ellas la procesión de la diosa Salambona, que no era otra que la misma Venus en su actitud triste y llorosa por la muerte de su Adonis. En Sevilla, Venus tuvo su templo donde está hoy la Iglesia de Santa María Magdalena.

Las mujeres les pidierón a las hermanas donativos para la diosa. Éstas se negarón y como motivo de la disputa, que terminó en pelea, la diosa cayó al suelo rompiéndole en pedazos, lo que motivó que Diogeniano, Prefecto de Sevilla, las encarcelarán, induciéndoles a abandonar la fe cristiana. Las Santas se opusieron con gran valor a las propuestas del Prefecto, afirmando que ellas sólo adoraban a Jesucristo.

El Prefecto mandó que las torturasen con el potro y como seguían obstinadas, mandó que fueran colgadas con garfios de hierro, creyendo que cederían ante los tormentos, pero ellas soportaban todo. Mandó entonces a encerrarlas en una cárcel, que se cree fue en los terrenos del actual Santuario de María Auxiliadora, para que las atormentasen lentamente con hambre y con sed.

Al ver que no cedían, obligó a las Santas a ir andando descalzas hasta Sierra Morena, pero tampoco las doblegó. Tras ello las mandó encarcelar hasta su muerte, siendo Santa Justa la  primera en morir, y su cuerpo tirado en un pozo.

imageEl Prefecto creyó que estando sola sería más fácil doblegar a Rufina. Pero al no conseguir nada, mandó llevarla al anfiteatro y echarla a un León que se acercó a Rufina y se contentó con mover la cola y lamerle los vestidos. Enfurecido el Prefecto, mandó degollarla y quemar su cuerpo.

El obispo Sabino recogió el cuerpo de Justa y las cenizas de Rufina y las enterró juntas en el año 287, en el cementerio de los cristianos, que se encontraba en lo que hoy ocupa la Iglesia de los Padres Capuchinos, en la Ronda. En este mismo lugar  antiguamente habia un templo más pequeño que llamaban “La Basílica de las Santas Justa y Rufina”. En el Museo de Bellas artes podemos ver un cuadro que proviene del citado convento, donde las Santas aparecen representadas con las palmas de los mártires y las vasijas de barro alusivas a su condición de vendedoras de cerámica. en sus manos sostienen a la Giralda, pues también según la tradición evitaron su desplome en el terremoto de 1504.

Cuando en 1589 se fundó el gremio de los olleros (ceramistas) en Triana, las Santas Justa y Rufina fueron elegidas como patronas del mismo.

Son copatronas de Sevilla. Su onamásica es el día 17 de Julio.

 

 

Write a Comment


Warning: Illegal string offset 'rules' in /homepages/25/d342850314/htdocs/clickandbuilds/DescubreTriana/wp-content/themes/novomag-theme/functions/filters.php on line 199

Warning: Illegal string offset 'rules' in /homepages/25/d342850314/htdocs/clickandbuilds/DescubreTriana/wp-content/themes/novomag-theme/functions/filters.php on line 200
<