La Leyenda del Cachorro.

La Leyenda del Cachorro.

imageVívia en Triana un gitano, de los llamados “Castellanos nuevos”, al  que llamaban “Cachorro”.

Cada día atravesaba el puente de  barcas, junto al Castillo de San Jorge y llegaba a Sevilla.

Un payo residente en la ciudad vino a sospechar de este hombre, pensando que su visita no era por otro motivo que el de cometer adulterio con su propia esposa. Los celos llegaron a tales extremos que, cierto día, sabedor de la visita del gitano a la venta vela, lo esperó oculto. No hizo más que llegar y, ajeno a la suerte que iba a correr, se puso a sacar agua del pozo que había junto a la venta.

Le asestaron siete puñaladas que le ocasionaron la muerte.

Se asegura que el escultor D. Francisco Ruiz Gijon no conseguía imaginar una nueva figura de Crucificado que pudiera destacar entre las muchas y muy buenas que ya existían hechas por ilustres imagineros, como Juan de Mesa, Martínez Montañés o Pedro Roldán. Ruiz Gijon lo que quería reproducir era, más que un Cristo agonizando, la agonía misma por antonomasia.

imagePero, el citado escultor estuvo presente en el suceso y tuvo oportunidad de presenciar la agonía del gitano. Dicen que impresionado por la mirada y el rostro de aquel  moribundo en el instante de su muerte, hizo suya la expresión terrible que, con toda naturalidad, reflejó en la obra  que en esos días estaba realizando.

La leyenda vino a completarse con la investigación llevada a cabo por la justicia en la que al fin se reconoció la verdad.

En efecto el gitano visitaba cada día a una mujer, aunque resultó que era en realidad su propia hermana bastarda. En el intento de mantener el secreto por temor a perjudicarla, dado su origen, había sido descubierto y acusado de tal hecho.

Y cuando aquel año de 1682, salió por primera vez la nueva imagen de la Hermandad del Patrocinio, el barrio de Triana al  ver al Cristo de la Expiración comenzó a gritar:

image¡Mirad, si es el Cachorro!

 

Dentro de la leyenda del Cristo del Cachorro, existe otra leyenda que afirma que el verdadero Cristo de la Expiración se encuentra en el cementerio de Sevilla, adonde fue llevado a escondidas tras el grave incendio que sufrió la capilla en 1973. La imagen original fue sustituida por una réplica realizada por los restauradores y el original llevado al Panteón de Aníbal González. Pero esta leyenda creemos que está lejos de la realidad.

 

 

Comments

  1. Diego
    Diego 22 mayo, 2013, 18:11

    De hecho… esa segunda leyenda viene porque en el panteón de Anibal González hay una réplica del cachorro. Desde fuera se puede ver a duras penas… pero se le ven los pies perfectamente. Los pies del Cristo del cementerio no tienen los pies quemados… en cambio al Cachorro si se le quemaron aquel día y fue restaurado… pero esa es otra historia! 😀

    Reply this comment
  2. Isabel
    Isabel 27 julio, 2013, 21:02

    Gracias por poner la leyenda, la verdad no la conocia y me gustó saber cosas de mi Sevilla, gracias otra vez y por favor pongan más leyendas de Sevilla y sus hermandades, los felicito, un saludo.

    Reply this comment
  3. Pepe Camacho
    Pepe Camacho 9 julio, 2014, 17:25

    Yo fuí testigo de la restauracion de El Cachorro de Triana, desde el comienzo hasta el final. Esa leyenda (aunque se ha comentado) no tiene sentido, ya que con anterioridad a aquel terrible suceso, tambien se decia que era El Cachorro que lo habian cambiado por otro nuevo porque se encontraba deteriorado. En fin… al final leyendas y no realidades.
    Existen otras leyendas con refererencia a su nombre (Cachorro León de Judás). Otra dice “cachorro” de sangre que caen por sus brazos…. Saludos.

    Reply this comment
  4. Jaime
    Jaime 28 julio, 2016, 13:15

    No conocía esta leyenda, pero es muy interesante. ” cosas veredes …”

    Reply this comment

Write a Comment


Warning: Illegal string offset 'rules' in /homepages/25/d342850314/htdocs/clickandbuilds/DescubreTriana/wp-content/themes/novomag-theme/functions/filters.php on line 199

Warning: Illegal string offset 'rules' in /homepages/25/d342850314/htdocs/clickandbuilds/DescubreTriana/wp-content/themes/novomag-theme/functions/filters.php on line 200
<